Y cuando ella apareció, radiante y vertiginosa como siempre, la luz iba a 300.000 Km. por segundo, con toda seguridad.