Señala Pierre Bourdieu en La dominación masculina que la versión del grupo dominante tiene pretensión de universalidad: “Lo típico de los dominadores es ser capaces de hacer que se reconozca como universal su manera de ser particular”. Y que esta pretensión, debida a la relación histórica de dominación, se esconde sin embargo siempre bajo una apariencia de neutralidad: la de lo “natural”, “lo normal”. Cuando un artista recurre a técnicas de camuflaje semejantes a las que utiliza esta dominación simbólica, consigue desvelar las artimañas sobre las que se sostienen sus discursos hegemónicos. Creo que esta es una de las grandes virtudes de la insuperable Sonia La Mur que, con sus medias de rejilla, confiesa con toda sinceridad, desde un anuncio luminoso en el que despacha sus dosis de glamuor y sensualidad mezcladas con unas gotas de kitsch, que no le ha quedado más remedio que quedarse “atrapada en la red”.

 

Maite Méndez Baiges. Eco-estética del camuflaje

Camuflajes. La Casa Encendida. Madrid.

Sonia La Mur, Atrapada en la red

























"Sonia La Mur, mujer de carne y hueso no quiere quedarse para vestir santos. Posee indudables cualidades, es brillante de factura sólida a la hora de seleccionar sus referentes, contagiosa en el modo de concebir su personaje y está más que dotada para la narración y el sarcasmo. Y Sonia La Mur todavía está en  sus inicios."

 

     Mariano Navarro. El Mundo.